Blogia
semiramis

La mascarada de la Huelga de Hambre del Etarra

La  mascarada de la Huelga de Hambre del Etarra

 Las Huelgas de hambre

 

Puede definirse una huelga de hambre   como la abstinencia voluntaria en la ingesta de cualquier tipo de alimento, excepto agua pura, durante un tiempo determinado y por motivos reivindicativos.

Por lo tanto, d momento la  “huelga” de Chaos, ya de por si devaluada estaría rota desde el momento en que ingiere cafécitos (servidos por un médico al parecer, vaya nuevo concepto de la relación médico-enfermo).

 

Cabe separar   dos aspectos   más en esta vertiente fisiológica del problema: la abstención  cuantitativa  de toda clase de alimentos sólidos y líquidos (excepto agua) y la abstención temporal  durante un período de tiempo prolongado  más allá de lo habitual en condiciones normales.

Fisiopatología del ayudo.

 

El glucógeno   existe  en unos 400 gramos en el hígado y en unos 100  gramos en  la musculatura esquelética. Las reservas d hidratos d carbono apenas alcanzan para unas 36-72 horas, pasadas las cuales el organismo tiene que  emplear otro tipo de “combustibles”, en general se empiezan a usar los cuerpos cetónicos y  es en ése momento cuando el preso/huelguista/ayunador/ individuo  entra en in  cierto estado “místico” o al menos en un  estado especial que, si está altamente motivado, le pueden permitir llevar con relativa  facilidad los primeros 5-8 días de ayuno.  La glucemia desciende algo en estos primeros días, pero los mecanismos de homeostasis hacen que  le organismo   eche mano de sus mecanismos compensadores y se suele mantener casi siempre dentro de los valores fisiológicos. A los pocos días de ayuno, disminuye la capacidad  el organismo d utilizar los hidratos de carbono, de tal manera  que si se administran en ese intervalos e produciría una glucosuria y habría una hiperglucemia mayor y mas prolongada  que en los normales.

El organismo vive fundamentalmente de las grasas de los depósitos, que irían disminuyendo en un 97 % mientras que la grasa  que está en los tejidos permanecería casi totalmente  conservada. La movilización y consumo de grasa de los depósitos  trae un aumento de la lipemia y e la grasa del  hígado. El aumento de combustión de las grasa haría que se produjera una cantidad elevada de áido aceto acético y sus derivados, como el beta hidroxi butírico que  como no son consumidas en su totalidad, se acumularían en sangre, produciendo  un cuadro de cetosis y acidosis, disminuyendo consecuentemente  la reserva alcalina, con lo que el pulmón compensaría aumentando la frecuencia respiratoria con taquipnea y con caída de la tensión parcial de CO2 y un aumento del  amoniaco urinario.

Durante los 2-3 primeros días de ayuno disminuye el catabolismo proteico y por lo tanto, la disminución de los niveles de nitrógeno en orina. Disminuiría la creatinina, el producto mas excretado sería la urea. La eliminación de nitrógeno  normal es de unos 12 a 16 gramos al día, pero en una huelga de  hambre se reduciría a 3 gramos al día, puesto que el organismo intentaría por todos los medios  reservar  los “ladrillos” esenciales para la “construcción” de  estructuras  del organismo. Pero si la huelga sigue, en un estadio más avanzado  al organismo  “no le quedaría más remedio” que echar mano a las proteínas para obtener energía, cuando ya se han agotado los demás nutrientes. Es entonces cuando  sube la excrección de nitrógeno urinario, que nos indicaría que l proximidad de la  muerte. En los análisis realizados al ETARRA antes citado, los valores de urea estaban dentro de la normalidad, aunque ligeramente  elevados, lo que nos hace suponer que ha sido  “alimentado intermitentemente” a  través de nutrición  enteral. Por lo que  es muy discutible que  estuviese amenazada su vida. O al menos, no nos cuadra que una persona c que ha pasado mas de 100 días en huelga de hambre baje por su propio pie de la ambulancia, tenga  supuesta relaciones  con su novia, presente un cierto grado de actividad física y desde luego, esté muy lejos de un estado de emaciación total. ¿Por qué no se hacen públicos esos análisis? ¿Los estará guardando celosamente el mismo médico que le traía cafelitos y la lectura apasionada del  periódico”?. ¿Que tipo de Deontología profesional es esa? Todos recordamos al asesinado Doctor Muñoz, que  por cumplir su trabajo (ayudar a unos presos del GRAPO en huelga de hambre, fue asesinado hace unos años). Vaya diferencia de profesionales….

La clínica del ayudo  podríamos clasificarla en 4 periodos.

PRIMER PERIODO

 

Durante los primeros días aparece un estado nauseoso, hay dolor de cabeza en un porcentaje elevado, la moral y el ánimo se te caen por los suelos, puede haber vómitos. Hay una sensación de apatía y asco, de desgana y de desesperación, y estás  fuertemente motivado por lo que has entendido es una situación potencialmente injusta. Pude haber palpitaciones e incluso arritmias. Las  deposiciones fecales  desaparecen a las 48 horas. Y la pérdida de peso   se produce desde el primer día en cuantía proporcional al peso.Por lo tanto va a influir mucho en el desarrollo de la huelga el estado previo nutricional del huelguista. Durante la primera semana la pérdida de peso es del 20 % aproximadamente y después se pierde aproximadamente  un 2 % al día.

SEGUNDO PERIODO

 

A partir de la segunda semana comienza la degradación de los diversos tejidos y sistemas. El cuadro más típico es el de la acidosis, con sus repercusiones en el funcionamiento de la respiración (el organismo intentará compensarla  haciendo se mas alcalino, por lo que aumenta  el ritmo y frecuencia de la respiración, es lo que se llama alcalosis respiratoria compensadora. El aliento y la orina desprenden un cierto olor a acetona. Es el período más “exaltado y brillante” de la huelga. Y si el circuito de reafirmación positiva  es el adecuado, se llega a la tercera semana de huelga, el paso más peligroso.

TERCER PERIODO

 El cuadro de descompensación metabólica se va aumentando, puede aparecer una muerte súbita por arritmias, sobre todo si hay patología de base.El cerebro comienza a  ofrecer muestras de alteración de sus funciones vitales, debido  la reducción del aporte de glúcidos.Puede haber lapsus de memoria, trastornos de la visión y fuertes vértigos.

 CUARTO PERIODO

 Las reservas de grasa (en una persona normal, un 15%), permiten asegurar  las reservas energéticas adecuadas  sin ninguna aportación el exterior durante aproximadamente  UN MES. (PARA UN ESPECMEN DE UNOS 75 JG.).Los gordos o personas obesas, pueden, lógicamente soportar mayor tiempo de ayuno, así como los individuos previamente entrenados. L pérdida ponderal es del 40%.

A partir de la quinta semana el organismo agota sus posibilidades de adaptación y se llega al cuadro de INMOVILIDAD ABSOLUUTA,  del que se pasa al estado de coma, seguido de la muerte en muy pocos días. La tolerancia individual oscila de muchos factores, pero  lo que no es creíble es  que  el ETARRA  Chaos haya estado más de 90 días y haya  entrado al  hospital de San Sebastián andando por su propio pie.

Esto ha sido un engaño en todos los sentidos. Ha sido una burla  (al margen de una actitud  de chantaje). Nosotros no vamos centrar en la  Humanidad de la medida de su excarcelación, pero sí indicar que

a)      Se le ha  dotado de la fortísima presión mediática que ha hecho  factible que la huelga tenga la repercusión correspondiente, que era el objetivo básico del ETARRA.

b)      Ha provocado la polarización y la polémica, que era de lo que se trataba.

c)      No ha sido técnicamente una huelga de hambre continuada, sino una sucesión de   episodios de ayudo intermitente, con una dieta hipocalórica que sin embargo, no se ha reflejado en la bioquímica del individuo, lo cual hace suponer que  no ha sido una  estricta dieta sin aporte lo que se ha hecho, sino una mezcla de dieta  hipocalórica, con aportes extras de todo tipo, incluyéndose sustancias estimulantes de tipo cántico trimetilado  para favorecer sus propósitos.

 

Lo más indignante es que se ha violado la Ley, y me refiero a la Sentencia del tribunal Constitucional de 2 de julio de 19990 por la que se negó el amparo a tres presos de  GRAPO y por sentencia  que marca jurisprudencia  del mismo Tribunal de 19 de Enero del 1991.
Pero lo más indignante es que esa causa de excarcelación no está contemplada en la ley de Enjuiciamiento criminal, que  deja palmariamente claro que es posible la excarcelación cuando se trata de situaciones   de enfermos terminales  a lo que, por  un sentido humanístico, se le  excarcela por no poder ya recuperarse de sus  enfermedades (cáncer Terminal, SIDA en fase final). Aquí se ha sentado un precedente, porque  no era ese el caso de  Chaos, el ETARRA asesino.

Y por último, que diferencia de   cobertura mediática y de agravio comparativo hacia  la Población penal española que  paga condenas y algunos de ellos están en huelga de hambre, como ha pasado en el centro penitenciario de Alcalá Mec. Con pedro pena y en la Cárcel de Segovia, con otros dos internos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres